info@imperialconfort.com

En imperialconfort sabemos que resulta innegable lo mucho que la calidad del sueño puede afectar nuestras vidas, por lo que no existe duda de que un colchón de calidad es la base para garantizar un descanso óptimo para despertar descansado/a y con toda la energía necesaria para enfrentarse a los desafíos del día a día. 

En este sentido, podemos destacar que vivimos en un mundo frenético donde el estrés y la falta de sueño están a la orden del día. Por este motivo, descansar adecuadamente es vital para poder disfrutar de una buena salud física y mental.

Cuando eliges un colchón adecuado para descansar por las noches, estás invirtiendo en tu propia salud y bienestar. Cuando apuestas por adquirir un colchón confortable estás optando por reducir dolores musculares y articulares, ya que evitas las malas posturas durante el descanso. 

Esto, sin duda, tiene una repercusión directa en el día a día, ya que está demostrado que puedes aumentar la productividad durante el día, ya que tienes más energía para estudiar, para trabajar o para poner en marcha tus proyectos personales.

Es decir, apostar por adquirir un colchón de calidad es una buena manera de garantizar un correcto descanso. Sin embargo, es posible que haya ocasiones en las que no puedas utilizar tu propio colchón o sientas que, llegado a un determinado punto, este no se adapta a tus necesidades. 

Ocurre, por ejemplo, cuando subes o bajas de peso, ya que los beneficios que el mismo te proporciona, varían. Por ello, en estos casos debes utilizar un topper. Sin embargo, si no sabes cómo elegir un buen topper, te recomendamos que sigas leyendo este artículo de nuestro blog de descanso para resolver todas tus dudas. 

¿Qué es un topper?

Un topper o cubre colchón o una capa fina que se pone encima del colchón para añadirle algunos centímetros de grosor y que se usa para mejorar las condiciones de descanso cuando este resulta insuficiente para el usuario. Un topper suele estar fabricado con diversos materiales, tales como la viscoelastica, el látex o la espuma memory foam, entre otros. Es decir, que este elemento se debe colocar sobre la superficie del mismo para mejorar su comodidad y adaptabilidad. 

Comprar un topper es una gran idea, ya que el topper es un elemento de gran utilidad para aquellas personas que buscan modificar la firmeza de la superficie de un colchón por distintas razones. Siendo capaz de corregir algunas deficiencias presentes en el colchón para poder disfrutar de un correcto descanso, ya que es capaz de adaptarlo a las características físicas de una persona con el objetivo de que pueda disfrutar de un elevado nivel de confort. 

No teniendo que cambiar el colchón antes de tiempo, incrementando su vida útil, ya que lo protege de la humedad que desprende nuestro cuerpo debido a la sudoración, así como la deformación del mismo bajo nuestro peso. Por lo tanto, es un elemento bastante necesario para que lo usen aquellas personas con dolores en la espalda y de articulaciones. 

Por lo tanto, añadir un topper a tu colchón es una buena manera de disfrutar de un descanso correcto y de un sueño profundo durante las noches. Y lo mejor de todo es que adquirir este producto es mucho más económico que el hecho de tener que adquirir un colchón nuevo. Ahora bien, como hemos comentado antes, puedes encontrarlos en distintos materiales con mayores o menores prestaciones. Por este motivo, te vamos a mostrar cómo elegir un buen topper. 

¿Cómo elegir el topper perfecto para tu colchón? 

Ya hemos discutido antes la eficiencia de los toppers como herramienta para maximizar el confort de tu cama sin incurrir en el gasto de un colchón nuevo. 

Cabe destacar que no todos los toppers se crean iguales. Por ello, aquí te ofrecemos algunos puntos clave para elegir el ideal para ti.

1. Considera la Firmeza Deseada

Es fundamental pensar en la firmeza que buscas en un topper. Esta elección variará según la naturaleza de tu colchón y tus propias preferencias físicas. La elección se basa en la rigidez actual de tu colchón y tu peso. Estos factores te guiarán hacia un topper más suave o más rígido.

2. Evalúa el Espesor y los Materiales

El siguiente paso es analizar el espesor del topper y de qué está hecho. Los materiales como el látex y la viscoelástica se amoldan eficientemente al contorno de tu cuerpo. No obstante, la capacidad de ajuste de firmeza también puede ser influenciada por el espesor del topper y el colchón subyacente.

3. No Olvides las Dimensiones

Finalmente, es crucial que observes las dimensiones del topper. Los colchones vienen en diversas medidas, lo que significa que los toppers también tienen variaciones en su tamaño para ajustarse adecuadamente. Siempre asegúrate de que se adecue al tamaño de tu colchón.

Conclusiones

Para concluir, al elegir un topper adecuado para tu colchón, es posible mejorar significativamente la comodidad y el descanso sobre el mismo. Se trata de un complemento bastante versátil que ofrece la posibilidad de ajustar la firmeza y adaptabilidad del colchón, brindando un descanso óptimo y prolongando la vida útil del mismo

Sin embargo, para disfrutar de un sueño reparador, debes elegir el que más se ajuste a tus necesidades dependiendo de la firmeza, el grosor y el tamaño del topper. Una buena solución si tu colchón no te parece cómodo, pero todavía es muy pronto para cambiarlo por otro nuevo.