info@imperialconfort.com

Una almohada adecuada es vital para asegurar un sueño placentero y reparador en nuestras horas de descanso nocturno. 

Este accesorio no solo mejora la calidad del sueño, sino que también contribuye significativamente a la salud de nuestra espina dorsal y cuello. 

A pesar de que con frecuencia subestimamos su importancia, es crucial contar con una almohada que se ajuste perfectamente a nuestra forma de dormir y características físicas, proporcionándonos así el soporte necesario durante toda la noche.

Por ello, subrayamos la importancia de seleccionar cuidadosamente este elemento para el descanso, con el objetivo de prevenir malestares en el cuello, la espalda, músculos, articulaciones y hasta dolores de cabeza. 

Es fundamental conocer los criterios para elegir una almohada que nos permita gozar de un sueño de calidad cada noche.

Te hablaremos sobre aspectos cruciales como tu posición al dormir, la consistencia deseada, los materiales disponibles y la variedad de almohadas que puedes encontrar en el mercado, con el fin de que encuentres la que más se adecue a tus necesidades y te proporcione un descanso verdaderamente restaurador. 

Que tamaño de almohada elegir

El ancho de la almohada debería ser mayor al de los hombros, mientras que su altura o espesor dependerá de la postura habitual al dormir.

  • Una almohada baja (10 cm) resulta conveniente para aquellos que duermen boca abajo y para los niños, aunque en estos casos puede ser mejor optar por no usar almohada.
  • Una almohada de altura media (12-13 cm) es perfecta para quienes duermen boca arriba, siendo importante que sea más baja que los hombros y de firmeza intermedia.
  • Para los que duermen de lado, una almohada de altura media-alta (15 cm) es la opción ideal para mantener la cabeza y el cuello alineados con la columna vertebral.

Una buena práctica al momento de comprar es probar la almohada en la tienda, adoptando la postura en la que usualmente duermes, para asegurarte de que cabeza, cuello y columna estén correctamente alineados.

como elegir una almohada
xr:d:DAGBb6tEqXs:8,j:7004647113238926625,t:24040407

Materiales de relleno de almohadas: ¿Cuál es el mejor?

Los materiales más comunes son plumas, látex, relleno sintético y espuma, como las almohadas viscoelásticas.

  • Sintético: Este relleno, generalmente de fibra de poliéster, es transpirable, suave, adecuado para personas delgadas, niños y no genera alergias. Son las más económicas, con precios que van de 7 a 30 euros.
  • Espuma: Las almohadas de espuma, normalmente de poliuretano, incluyen las viscoelásticas con «efecto memoria» que retienen la forma de la cabeza y el cuello por unos segundos, ideales para quienes duermen de lado pero no tanto para los que se mueven mucho. Sus precios varían entre 12 y 100 euros.
  • Pluma y plumón: El relleno de plumas, provenientes de ocas o patos, ofrece almohadas suaves que aunque se deforman, regresan rápidamente a su forma original. Sin embargo, pueden no brindar un soporte adecuado para el cuello. Estas almohadas son más adecuadas para personas que duermen boca abajo, pero no son recomendables para individuos de gran corpulencia, aquellos que se mueven mucho durante la noche, personas con alergias o niños pequeños. El coste de una almohada de plumas puede variar entre 15 y 60 euros.

Que almohada escoger según tu postura al dormir

La elección de una almohada apropiada es tan determinante para un buen descanso como lo es la elección de un colchón adecuado. Al igual que con los colchones, es esencial reconocer que no todas las almohadas sirven igual para todas las posturas de sueño.

Para aquellos que duermen de espaldas, una almohada de consistencia intermedia puede ser lo más adecuado, brindando el soporte necesario para la cabeza y el cuello y evitando molestias. 

Si duermes de lado, posiblemente prefieras una almohada más consistente y espesa para mantener tu columna en posición correcta. Y si tu posición es boca abajo, una almohada más suave y fina podría ser la mejor para no causar tensión en tu cuello.

como elegir una almohada adecuada
xr:d:DAGBb6tEqXs:5,j:2173410611981049370,t:24040407

También hay almohadas diseñadas para quienes cambian de posición frecuentemente, hechas de materiales como viscoelástica o látex, que se adaptan a cada movimiento, asegurando el soporte óptimo sin importar cómo duermas.

Cómo la firmeza de tu almohada influye en tu descanso

La firmeza de la almohada es un factor crucial a considerar, ya que afecta directamente la comodidad y el soporte que proporciona al dormir. 

Una almohada de baja a media firmeza podría ser ideal para quienes prefieren una sensación más mullida, típicamente rellenas de plumas o fibras sintéticas, adecuadas para quienes duermen boca abajo.

En contraste, si padeces de dolencias cervicales o buscas mayor sujeción, una almohada de media a alta firmeza, rellena de materiales densos como la viscoelástica o el látex, ofrecerá un soporte adecuado y una correcta

Cuidado y mantenimiento de tu almohada

Una vez que hayas seleccionado la almohada adecuada, es crucial mantenerla en buenas condiciones para prolongar su vida útil, la cual puede extenderse hasta unos 5 años.

  • Ventila la almohada regularmente: Abre las ventanas antes de hacer la cama y expón la almohada al aire libre una vez por semana para una ventilación adecuada.
  • Gira la almohada frecuentemente: Esto ayudará a prevenir la deformación de la misma.
  • Opta por almohadas lavables: Lavarlas una o dos veces al año es suficiente para mantener su higiene.
  • Utiliza una funda protectora: Además de la funda de almohada regular, que se debería cambiar con cada cambio de sábanas, una funda protectora lavable cada dos meses puede contribuir a mantener la almohada en mejores condiciones.

Siguiendo estos consejos y seleccionando la almohada que mejor se adapte a tus necesidades, podrás disfrutar de un descanso reparador y amanecer sin molestias. La inversión en una buena almohada, así como su cuidado adecuado, es fundamental para la calidad de tu sueño y, por ende, de tu salud.