info@imperialconfort.com

Al seleccionar en una tienda online de colchones el colchón ideal que cumpla con vuestras preferencias y necesidades de descanso, es importante considerar diversos factores, incluyendo las características físicas del individuo, como su peso y estatura. 

Una herramienta útil para relacionar estas variables es el Índice de Masa Corporal (IMC), que nos indica si una persona es delgada, tiene un peso promedio o es obesa.

En la entrada de hoy, os explicaremos cómo determinar vuestro IMC y cómo escoger el colchón más adecuado basándonos en esta medida.

Distingue entre densidad y grosor de un colchón

La densidad de un colchón, medida en kilogramos por metro cúbico (kg/m³), nos revela la cantidad de material presente en cada metro cúbico del mismo. Este dato nos permite inferir tanto la durabilidad del colchón como la calidad de su espuma. 

Una densidad menor usualmente implica una vida útil más corta del colchón, especialmente si consideramos el peso de quien lo usa. Sin embargo, es importante notar que la calidad de los muelles no se determina por este aspecto.

Contrario a lo que algunos consumidores pueden creer, la densidad de un colchón no es lo mismo que su grosor. 

Por ello, un colchón más grueso no necesariamente tiene una densidad mayor y viceversa. Igualmente, una alta densidad no implica automáticamente una mayor firmeza; por ejemplo, una espuma de 40 kg/m³ puede ser más firme que una de 50 kg/m³.

Generalmente, los colchones destinados a camas suelen tener una densidad mínima de 30 kg/m³. Por debajo de este valor, la espuma se considera de baja calidad y poco duradera para el consumidor.

Tipos de grosor en los colchones

Con la gran variedad de modelos y marcas en el mercado, comprar un colchón bueno puede ser complicado. Es fundamental distinguir entre los distintos grosores y sus características.

Los colchones se pueden clasificar en tres categorías según su grosor:

– Colchones de menos de 14 cm de grosor.

– Colchones con un grosor de entre 15 y 18 cm.

– Colchones con un grosor de entre 19 y 25 cm.

Se desaconseja el uso de colchones de menos de 14 cm de grosor en una cama de uso diario, ya que pueden causar problemas de salud como dolores de espalda o trastornos del sueño. 

Estos colchones son más adecuados para usos temporales, como en una cama supletoria o durante las vacaciones.

Los colchones con un grosor de entre 15 y 18 cm suelen ser suficientes para niños y adolescentes, e incluso pueden servir como solución temporal para un adulto. Sin embargo, su uso continuo también podría causar incomodidades como dolores de espalda.

Por último, los colchones con un grosor de 19 cm o más generalmente se consideran de buena calidad. A pesar de ello, sigue siendo esencial verificar la densidad del colchón en relación con el peso del usuario, ya que un colchón grueso no garantiza necesariamente una densidad adecuada.

Cómo determinar el Índice de Masa Corporal (IMC)

Para calcular de manera sencilla vuestro Índice de Masa Corporal, solo necesitáis dividir vuestro peso en kilogramos por el cuadrado de vuestra altura en metros. Es decir: Peso / (Altura x Altura). 

Por ejemplo, si pesáis 85 kg y medís 1,80 m, vuestro IMC sería 85 / (1,80 x 1,80) = 26,23. 

¿Cuál es el tuyo?

Con resumen podemos decir que:

  • IMC de menos de 18: Peso bajo
  • IMC entre 18 y 24: Peso normal
  • IMC entre 25 y 29: Sobrepeso
  • IMC entre 30 y 35: Obesidad
  • IMC entre 35 y 40: Obesidad severa
  • IMC de más de 40: Obesidad mórbida

Índice de Masa Corporal

Desde el punto de vista de la salud, es preferible tener un IMC bajo o medio, ya que esto disminuye el riesgo de padecer enfermedades o problemas cardiovasculares. Cuanto mayor sea el IMC respecto al promedio, mayores son los riesgos para la salud.

Los colchones ideales según el Índice de Masa Corporal

Conocer vuestro Índice de Masa Corporal os ayudará a seleccionar el tipo de colchón que garantice un descanso confortable.

Colchones para un IMC bajo

Cuando se trata de escoger el colchón idóneo, especialmente si nuestro Índice de Masa Corporal (IMC) es bajo, tenemos la libertad de seleccionar entre una amplia variedad de colchones, dependiendo de nuestras preferencias personales, siempre que no existan problemas específicos de espalda.

Si eres una persona delgada o con un peso promedio, puedes elegir entre distintos tipos de colchones. 

Las opciones incluyen colchones de muelles para quienes prefieren una superficie más firme, o alternativas como colchones de espumación HR, látex, muelles ensacados, y aquellos combinados con acolchados de viscoelástica, si buscas una sensación más adaptativa, que te brinde la sensación de ser abrazado por el colchón.

Colchones para un IMC alto

Cuando se tiene un peso elevado, la elección del colchón debe ser cuidadosa. No todos los colchones están diseñados para soportar más de 100 kilogramos. Si tienes un IMC alto, es mejor evitar colchones de firmeza baja o media baja, ya que podrían hundirse rápidamente y su durabilidad sería menor.

La mayoría de colchones para personas con IMC alto son colchones de muelles, conocidos por su consistencia y mayor firmeza, proporcionando un descanso más confortable. Si buscas también una sensación acogedora, puedes optar por modelos con una capa delgada de viscoelástica.

Es importante consultar las indicaciones del fabricante, donde encontrarás información sobre la capacidad de soporte del colchón para pesos superiores a 100 kilogramos.

Firmeza recomendada

Para pesos elevados, recomendamos colchones de firmeza media alta, especialmente aquellos de muelles tradicionales con hilo continúo reforzado, diseñados para mantenerse en perfecto estado y resistir el peso durante su vida útil.

Descanso transpirable y fresco

Las personas con sobrepeso deben tener en cuenta la transpirabilidad del colchón. Si tiendes a tener calor, los colchones de muelles son una excelente opción por su mayor ventilación.

No recomendamos colchones blandos o de firmeza media baja para personas con pesos superiores a 90 kilogramos. En estos casos, se podría experimentar una sensación de hundimiento y reducción de movilidad durante el sueño.

Colchones para una persona con IMC de rango medio

Para las personas cuyo Índice de Masa Corporal (IMC) se sitúa en un rango medio o ligeramente por encima, la elección entre diferentes tipos y firmezas de colchones es bastante extensa. 

Pueden optar por colchones viscoelásticos, de muelles o de espuma, y lo ideal es que se inclinen por una firmeza media o alta para asegurar una correcta posición de la columna vertebral.