info@imperialconfort.com

En Imperial Confort, tienda de colchones, somos conscientes que un sueño reparador es fundamental para una buena salud, pero lo que muchos no saben es el impacto crucial que tiene la postura al dormir en nuestra salud postural.

En este texto, profundizaremos en la relevancia de hallar la posición ideal para un descanso óptimo y cómo los colchones afectan la salud de la columna vertebral y las articulaciones. 

Si alguna vez has experimentado dolor de espalda al despertar, aquí encontrarás respuestas y consejos para mejorar tu calidad de sueño.

Relevancia de una postura adecuada para un descanso óptimo

La manera en que dormimos tiene un impacto significativo en nuestro bienestar. Una mala postura puede causar problemas como dolor de espalda al levantarse, rigidez en el cuello y otras molestias musculares. 

La postura ideal para un sueño reparador es aquella que mantiene alineada la columna vertebral y minimiza la presión en las articulaciones.

Influencia de los colchones en nuestra postura al dormir

Comprar un colchón online es clave para mantener una buena postura durante la noche. Un colchón inapropiado puede dificultar la conservación de una postura adecuada. Para cuidar tu salud postural y mejorar el descanso, es vital seleccionar un colchón que se ajuste a tus necesidades personales.

Colchones viscoelásticos de alta gama, ideales para preservar una postura correcta al dormir y potenciar la calidad de tu descanso.

¿Cuáles son las posturas más utilizadas para dormir?

Las posiciones para dormir son variadas, y cada una de ellas impacta de forma distinta en nuestro cuerpo y bienestar. 

Vamos a detallar las principales posturas para dormir y sus características, para entender cómo influyen en la elección de un colchón adecuado que mejore la salud postural:

Dormir de lado (posición lateral)

La posición lateral, conocida científicamente como decúbito lateral, es una de las más populares, adoptada por aproximadamente el 60% de la población mundial. 

Esta postura puede variar, incluyendo dormir sobre el lado derecho o izquierdo, en posición fetal acercando las rodillas al cuerpo, o con las extremidades más extendidas. 

Generalmente, esta postura ejerce más presión sobre los hombros, las caderas y la parte baja de la espalda.

Para quienes duermen de lado, se recomienda un colchón de firmeza media a suave, que absorba la presión en estos puntos clave. 

Colocar una almohada entre las piernas o rodillas ayuda a mantener alineadas las caderas y prevenir el dolor lumbar. Idealmente, el colchón debe ofrecer un buen soporte en la zona lumbar y de las caderas, y ser más suave en la zona de los hombros. 

Los colchones con capas externas de espuma viscoelástica o látex son beneficiosos para esta postura, proporcionando un buen contorno corporal y amortiguando las articulaciones.

Dormir de espaldas (decúbito supino)

Quienes prefieren dormir boca arriba, o en decúbito supino, necesitan un colchón de firmeza intermedia. 

Un colchón demasiado firme puede causar tensión en la zona baja de la espalda y pellizcos, mientras que uno demasiado suave puede hacer que las caderas se hundan y desalinear la columna. 

El tipo de colchón ideal es el híbrido, que combina capas de espuma con muelles ensacados, proporcionando el equilibrio perfecto entre hundimiento y rebote. 

Al dormir boca arriba, se ejerce presión en las caderas y la zona lumbar, por lo que es importante que el colchón brinde soporte adecuado en estas áreas. Colocar una almohada bajo las rodillas puede ayudar a mantener la curvatura natural de la columna.

Dormir boca abajo (decúbito prono)

Dormir boca abajo, o en decúbito prono, es la posición menos recomendable, aunque puede ser útil para evitar la apnea del sueño. Sin embargo, esta postura puede causar dificultades para respirar y tensiones en el cuello y la espalda. 

La alineación de la columna se ve comprometida, ya que es necesario girar el cuello hacia un lado. Para hacer esta postura más llevadera, se aconseja usar una almohada fina bajo la cabeza y otra bajo las caderas para mantener la columna más alineada. 

Los durmientes que prefieren esta postura deben optar por un colchón firme, que evite el hundimiento de la cadera y la pelvis y mantenga la columna alineada.

¿Qué tipo de colchón debemos usar para una mejor salud postural?

Un colchón que favorezca una correcta higiene postural durante el sueño debe cumplir con ciertas características esenciales:

  1. El colchón óptimo debería ofrecer una firmeza equilibrada, ni demasiado duro ni excesivamente blando, capaz de soportar el peso del cuerpo sin colapsar.
  2. Necesita ser lo suficientemente acolchado para moldearse a las curvaturas de la espalda, evitando ser tan rígido como el suelo o una tabla, pero tampoco tan suave que la columna vertebral quede sin el apoyo necesario.
  3. Es crucial que mantenga la espalda en una posición alineada durante el descanso, sin importar la postura que se adopte. Para esto, debe contar con distintos cortes y secciones, tanto horizontales como verticales, para trabajar adecuadamente el cuerpo.
  4. Resulta esencial que disponga de diferentes zonas de descanso para cuidar las articulaciones, así como superficies suaves en la parte posterior que eviten presiones o roces que puedan interrumpir el sueño profundo.
  5. No debe influir negativamente en la presión sanguínea del cuerpo, incluso ante cambios de posición, asegurando un descanso completo en todas las fases del sueño, especialmente durante la fase REM (la más profunda). Esta fase es vital para la recuperación física y mental, ayudando a superar el cansancio y el desgaste diario, y por ende, es fundamental para nuestra salud.

Posturas más recomendadas para dormir

A continuación, detallaremos las mejores posturas para dormir y su contribución a una salud postural óptima:

  • Postura fetal: Esta posición puede disminuir el ronquido y aliviar el reflujo ácido. Es esencial mantener las piernas y la espalda moderadamente flexionadas para prevenir tensiones.
  • Posición supina: Dormir boca arriba es excelente para una correcta alineación de la columna, aunque se debe usar una almohada adecuada para apoyar el cuello.
  • De lado: Esta postura favorece a quienes padecen apnea del sueño. Es importante utilizar una almohada que mantenga la cabeza y el cuello en una posición neutra.
  • Fetal extendida: Una variante de la posición fetal que puede aliviar la presión en la espalda y el cuello.