info@imperialconfort.com

El sueño ha emergido como uno de los pilares esenciales para la salud en este siglo. En impeialconfort, tienda de colchones online, sabemos que dormir adecuadamente, lo cual implica unas 7 a 8 horas diarias, es vital para mantener una buena salud física y mental, mejorar la concentración, el estado de ánimo y reducir el estrés. 

Según la Sociedad Española del Sueño, el sueño será uno de los aspectos más importantes para la felicidad y productividad en las próximas décadas. 

No obstante, se estima que un 46% de la población mundial sufre de trastornos del sueño frecuentes. 

En España, alrededor de un 10% de la población sufre de trastornos del sueño crónicos y graves, lo que equivale a más de cuatro millones de personas según la Sociedad Española de Neurología. 

Además, un 32% de la población se despierta sin sentir que han tenido un descanso reparador, según un estudio de la Fundación Educación para la Salud del Hospital Clínico de Madrid.

¿Cuál es el colchón perfecto según tu postura al dormir?

Las posturas para dormir son variadas y cada una tiene sus propias características y necesidades en términos de soporte y confort. Aquí describiremos las principales posiciones para dormir y qué buscar en un colchón para cada una.

Dormir de Lado (Decúbito Lateral)

Esta es la postura más común. Al dormir de lado, hay mayor presión sobre los hombros, las caderas y la parte baja de la espalda. Para estas personas, se recomienda un colchón de firmeza suave a media (entre 4 y 6 en la escala de firmeza). 

Un colchón con capas superiores de espuma viscoelástica o látex es ideal, ya que proporciona una mejor amortiguación y contorno corporal. Es importante que el colchón ofrezca un soporte adecuado para mantener la columna bien alineada.

Dormir de Espaldas (Decúbito Supino)

Quienes prefieren dormir boca arriba necesitan un colchón de firmeza media (entre 5 y 6 en la escala de firmeza). Un colchón muy firme puede causar tensión en la zona baja de la espalda, mientras que uno demasiado suave puede hacer que las caderas se hundan y desalinear la columna. 

Los colchones híbridos, que combinan espuma con muelles ensacados, son ideales para esta postura, ofreciendo un equilibrio entre soporte y confort. Se sugiere usar una almohada bajo las rodillas para mantener la curvatura natural de la columna.

Dormir de Estómago (Decúbito Prono)

Dormir boca abajo no es muy recomendado debido a los posibles dolores de cuello y espalda. 

En esta posición, se ejerce presión sobre las costillas, las caderas y la pelvis. Un colchón firme es lo más adecuado para evitar que la parte baja del cuerpo se hunda y mantener la columna alineada. 

Se recomienda usar una almohada fina bajo la cabeza y otra debajo de las caderas para mantener una alineación más natural de la columna.

Para Quienes se Mueven Mucho Durante el Sueño

Los durmientes inquietos necesitan un colchón de firmeza media a firme para facilitar el movimiento y evitar los micro despertares. 

Los colchones de muelles ensacados con capas de espuma viscoelástica son una buena opción, ya que proporcionan la firmeza necesaria y permiten un movimiento fácil sobre la superficie del colchón.

Cada posición de sueño tiene sus propias necesidades en cuanto a firmeza y soporte del colchón, y elegir el adecuado puede marcar una gran diferencia en la calidad del descanso y la salud en general.

Correspondencia entre postural al dormir, peso y firmeza del colchón

Entender tu postura preferida para dormir te ayudará a comprar colchones al ayudarte a seleccionar más eficientemente la firmeza ideal del mismo. Para facilitarte esta elección, hemos creado la siguiente tabla que detalla claramente la firmeza adecuada para cada postura de sueño, asegurando así un descanso óptimo y un despertar revitalizante.

Además, hemos considerado el peso corporal, un factor crucial a la hora de determinar la firmeza idónea de tu colchón. En Nubett, estamos seguros de que esta información te será extremadamente útil.

Dormir de espaldas: Para una alineación adecuada de la columna, se aconseja una firmeza entre 7 y 9 (medio firme, firme, muy firme), evitando así el hundimiento excesivo de caderas y hombros.

Dormir de lado: Una firmeza de 4 a 6 (suave, medio suave, medio) es ideal para equilibrar la presión en caderas y hombros, adaptándose a la curvatura natural del cuerpo.

Dormir boca abajo: Se sugiere una firmeza de 5 a 7 (medio suave, medio, medio firme) para proporcionar un soporte adecuado que mantenga la columna alineada y alivie la presión sobre las costillas.

Movimientos frecuentes durante el sueño: Una firmeza de 7 a 8 (medio firme, firme) permite al durmiente moverse con facilidad, minimizando interrupciones del sueño y favoreciendo un descanso continuo.

Peso ligero (hasta 58 kg): Se recomienda una firmeza de 3 a 6 (muy suave, suave, medio suave, medio), con la elección específica dependiendo de la postura preferida para dormir.

Peso estándar (58 a 100 kg): Una firmeza de 5 a 7 (medio suave, medio, medio firme) se ajusta bien a las necesidades de este grupo, variando según la postura de sueño elegida.

Peso elevado (más de 100 kg): Para aquellos con un peso considerable, se aconseja una firmeza de 8 a 10 (firme, muy firme, ultra firme), ofreciendo resistencia contra el hundimiento y favoreciendo una correcta alineación vertebral.

Importancia de elegir un colchón que se adapte a tu postura al dormir

La tendencia actual es dormir menos. En los últimos 50 años, el promedio mundial de sueño ha disminuido de ocho a seis horas. En España, casi tres millones de personas duermen menos de seis horas diarias, según el INE. 

Factores como el estrés, la hiperconexión a pantallas, el prime time tardío y la dificultad para conciliar vida laboral y personal contribuyen a lo que el doctor Fco. Javier Puertas, jefe del Servicio de Neurofisiología y de la Unidad del Sueño de la Universidad de la Ribera, denomina ‘jet lag social’. 

La elección incorrecta del colchón según las necesidades personales y ambientales de una persona, provoca que estas acorten sus horas de sueño mientras que la hora de levantarse sigue siendo la misma.

Para mejorar la calidad del sueño, se recomienda mantener una temperatura adecuada en la habitación (18-20 grados), asegurar total oscuridad durante la noche, limitar el ruido a un máximo de 30 decibelios, evitar ejercicio y pantallas antes de dormir, y, de manera crucial, elegir un buen colchón. 

Se estima que un 7% de los problemas de sueño son consecuencia de un colchón incómodo. Las mujeres y las personas mayores suelen ser las más afectadas por la mala calidad del sueño.

Además, el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid destaca que muchos problemas de salud están relacionados con malas posturas durante el descanso. Estos señalan que dormir en posturas inadecuadas puede causar problemas como tendinitis, atrapamiento del túnel carpiano y desviaciones de columna.